Historia de Mazatlàn
Historia de Mazatlàn
 

 
Puertos de Sinaloa
Indice
Mazatlàn
Historia de Mazatlàn
Galerìa de Mazatlàn
Actividades Deportivas de Mazatlán
Deportes acuáticos
Pesca Deportiva
Golf y Tenis
Actividades de Playa
Carnaval de Mazatlán
Eventos Culturales
Atractivos
Atractivos Naturales
Museos y Teatros
Sitios de Interès
Topolobampo
Historia de Topolobampo
Galerìa de Topolobampo
IMPACTO ECONOMICO
Vocacìon
Lugares de interès
Localización Geográfica de Topolobampo
Características del Puerto
Ligas de interès
indice
regresar al indice
La palabra Mazatlán proviene etimológicamente del nahuatl "Mazatl", que significa lugar de venados.
Los primeros pobladores que habitaron la región fueron tribus nómadas que se establecieron en Mazatlán para obtener alimento a través de la caza de venado y la pesca. En el año de 1531 llega a conquistar Don Nuño Beltrán de Guzmán, acompañado de ejercito, así es como se fundan las poblaciones del Noroeste. Los españoles le dieron originalmente el nombre de Islas de Mazatlán, debido a las tres islas y cerros del área, que se utilizaban como punto natural de navegación para los barcos mercantes. Francis Drake y Thomas Cavendish navegaron en nuestras aguas. Al comienzo del siglo XVII, utilizaron el puerto como punto de envío de monedas de oro y otros productos valiosos a Europa, que eran extraídos en cantidades increíbles de Rosario y Mazatlán.

Desde antes de la mitad del siglo XIX, Mazatlán, se convirtió en el centro comercial más importante del occidente de México, y desplazó a Guaymas y San Blas en su movimiento de importación, exportación y distribución de mercaderías a través del puerto.
La estadística más antigua de que se tenga noticia, indica que en 1826 tocaron Mazatlán tres buques ingleses, uno francés, y uno nacional, y que en 1827 lo hicieron nueve buques: tres ingleses, tres franceses, un sardo y dos nacionales (1), lo que obviamente motivó al Gobierno Central a establecer en 1823, una Aduana Marítima, que cobrara los derechos correspondientes al comercio exterior que estaba teniendo lugar por el puerto y en 1837 se constituyó el primer Cabildo Municipal. Mazatlán era en ese entonces el primer puerto donde podían avituallarse y efectuar reparaciones los buques europeos y norteamericanos que hacían el comercio con China en su regreso por la vía de las Islas Sandwich, lo que contribuyó a desarrollar su movimiento.
Los descubrimientos de oro en California en 1849, que atrajeron una enorme cantidad de inmigrantes al recién adquirido territorio estadounidense, causaron como consecuencia una gran demanda de alimentos de todo tipo y de varios productos más, que eran prácticamente imposibles de conseguir en aquella región, entonces de muy escaso desarrollo. El surtir esta demanda correspondió a varios países extranjeros, y por su relativa cercanía geográfica, toco hacerlo en gran medida a la zona mexicana del Pacífico. Esto trajo como resultado un incremento muy considerable en el movimiento mercantil de los puertos de Mazatlán, San Blas y Guaymas, pero sobre todo en el primero, en el período que va desde 1849 a 1853.
Los productos que se enviaron a California por Mazatlán eran básicamente alimentos, ropa, textiles y aperos para animales de trabajo, pero en volúmenes significativos.
La posibilidad de vender productos tanto nacionales como extranjeros en California a precios considerables, así como el transportar pasajeros deseosos de hacer fortuna en los placeres auríferos, animó a muchos armadores a enviar sus buques hasta San Francisco. Eran buques que desplazaban desde pocas hasta doscientas toneladas, pero que vendían a muy buenos precios todos los productos y mercancías que transportaban.
La demanda de mercancías creada por los placeres de oro y el posterior crecimiento de la California estadounidense, causaron que Mazatlán se convirtiera en el principal puerto de la ruta a y desde San Francisco. De acuerdo con información conservada en la U.S. Custom House Records, de San Francisco, de 436 buques que salieron del puerto californiano hacia trece puertos mexicanos entre 1853 y 1875, 201 tuvieron como destino a Mazatlán.
Ya desde la tercera y cuarta década del siglo hubo marcado interés de europeos de diversas nacionalidades por abrir establecimientos comerciales en Mazatlán, con objeto de importar a la zona productos manufacturados en sus países de origen, sobre todo textiles, para surtir los importantes centros mineros de la región: Rosario, Cópala, Pánuco, Concordia, Cósala, Guadalupe de los Reyes, y San Dimas. Como resultado, en Mazatlán, se establecieron varias casas comerciales fundadas tanto por extranjeros como por nacionales, algunas de las cuales adquirieron importancia con el paso de los años y convirtieron al puerto en el mayor movimiento marítimo del litoral mexicano con el frente al Océano Pacífico, el depositario y distribuidor de mercancías que iban de la costa interior de México, a los ahora estados de Nayarit, Jalisco, Colima, Durango, Sonora, Chihuahua y las Californias, y el centro de un comercio de cabotaje de una región que se extendía entre San Francisco y Acapulco, y, hacia fines de siglo hasta Chiapas y Centroamérica.
Hacia el tercer cuarto del siglo se habían desarrollado en el puerto muchas firmas comerciales, la gran mayoría de ellas fundadas por extranjeros, sobre todo alemanes y españoles, pero también algunas por franceses e ingleses, dedicadas originalmente al comercio de importación, y que a lo largo de los años habrían de incursionar exitosamente en actividades bancarias, mineras, industriales y agrícolas, que fueron una de las causas del desarrollo que en todos los campos de la actividad económica alcanzó Mazatlán a fines del siglo XIX.
Casi todas ellas vendían de mayoreo y al por menor una gran diversidad de productos, que incluían abarrotes de primera necesidad, ultramarinos, como quesos de Holanda y Francia, mantequilla de Dinamarca, aceitunas, chorizos, azafrán, almendras, sardinas, angulas y aceite de oliva españoles, pastas italianas, vinos y aguardientes de California, Burdeos, Cognac, Champaña, Jerez, La Rioja, Cataluña y Oporto, cerveza de Alemania, Estados Unidos, Sonora, Chihuahua, Toluca y Monterrey, textiles de todo tipo, desde mantas y mezclillas del país hasta sedas, linos, muselinas, casimires y encajes europeos y del oriente, artículos de papelería, loza y cristal de diversas provenencias, fierro, acero, equipo para minas y agricultura, armas, municiones y pólvora, cemento inglés y norteamericano y gran cantidad de artículos de lujo, como joyería, porcelanas, perfumes, cuadros, muebles de Viena, instrumentos musicales, alfombras y tapetes.
Este gran movimiento de mercaderías de todo tipo sé hacia mayoritariamente en buque. A principios de siglo arribaban al puerto no menos de seiscientas embarcaciones al año, desde grandes vapores de más de siete mil toneladas hasta pequeños buques de velas de menos de cien.
Las importaciones se pagaban básicamente con el producto de las minas de la zona. En el año fiscal de 1897-98, las exportaciones de metales preciosos por el puerto de Mazatlán sumaron $ 4,329,300, y las salidas de moneda al extranjero ascendieron a $ 849, 541.
La Compañía Minera de Panuco, las Negociaciones Mineras de Guadalupe de Los Reyes y La Pirámide, la Cervecería del Pacífico, la Fundición de Sinaloa, la Compañía Jabonera Unión, la Fabrica de Hilados La Bahía y La Unión, de cigarrillos y puros La Universal de jabón, aceites y velas La Concordia, el ingenio de El Roble, la Línea de Navegación del Pacífico, las Compañías de Transportes Marítimos y Naviera del Pacífico, son solamente algunas de las empresas que nacieron o se desarrollaron al amparo de estas grandes casas comerciales.
La gran afluencia de europeos de varias nacionalidades, de norteamericanos y de orientales que se establecieron en Mazatlán, así como la continua llegada de buques extranjeros al puerto, hicieron de la ciudad una de las más cosmopolitas del país y a su sociedad un de las más sofisticadas. Las clases altas veraneaban en San Francisco, viajaban con frecuencia a Europa y sus hijos se educaban en Estados Unidos, Alemania, Inglaterra o España, Se reunían en el club de la Unión o en el Casino, ambos en los alrededores de la Plazuela Machado, y asistían a las funciones del Teatro Rubio, el más elegante y de postín de la ciudad.
La importancia económica de Mazatlán, la convirtió a partir de la década de 1860 en la principal ciudad del Noroeste de México.
Esfuerzo Conjunto de Comunicación, Gestoría y Promoción del Gobierno del Estado de Sinaloa, Administración Portuaria Integral y la Comunidad Portuaria de Mazatlán.
Ubicado estratégicamente al centro de Pacífico Mexicano, el Puerto de Mazatlán atiende una vasta zona de influencia integrada por los estados de Sonora, Sinaloa, Durango, Nayarit, Jalisco, Guanajuato y Estado de México, principalmente, toda vez que en cuanto a tráfico de altura se operan buques comerciales en ruta regular. Aunado a lo anterior, dos compañías operan el servicio de trasbordador hacia y desde La Paz-Pichilingue.

En los últimos años el Puerto de Mazatlán ha reforzado su vocación múltiple para responder con servicios que satisfagan los requerimientos de nuestros clientes en cuanto a calidad y precio. En todo momento, la armonía en los diferentes tráficos que atendemos; contenedores, carga general, car-carrier, petroleros, pesqueros y cruceros, ha sido un rubro de especial atención, con el propósito de lograr nuestros objetivos empresariales a la vez que impulsamos con responsabilidad el desarrollo de la región económica en la que participamos.
indice
regresar al indice
galerìa de Mazatlàn
visitar la galeria de imagenes de Mazatlân